0

"Breaking Bad", químicamente perfecta.

Poco se puede comentar de una serie que lleva ya tres temporadas emitidas y que la 4ª esta ya en camino, pero personalmente hay algo que debo agradecerle a “Breaking Bad” y es haberme llenado el vacío que supuso el final de una serie como “LOST”, y no era nada fácil, porque seis años dan para mucho, y más si se trataba de una serie que, incluso entre sus parones de temporada, seguía dando que hablar en forma de teorías por cada uno de los misterios de los que disponía.

Así pues, cuando me quedé sin mi ración semanal de “Previously on Lost”, me dispuse a buscarle un substituto, una serie de calidad, que enganchara y que al finalizar un capítulo entraran ganas de ver el siguiente….su supuesta sucesora, “Flashforwad”, se venía abajo y resultó ser un fracaso, por lo que la búsqueda parecía complicada….hasta que me hablaron de “Breaking Bad” (AMC).

Y sí, esta serie es brutalmente magnífica, un drama lleno de humor negro donde valoras cada minuto que te muestra en pantalla, y que en lo que lleva de emisión, aún no he visto un episodio que se pueda catalogar de flojo.

La serie nos cuenta la historia de Walter White (Bryan Cranston), un químico que da clases en un instituto de Alburquerque (Nuevo México) y que debido a las deudas y a que su esposa esta embarazada, se ve obligado a trabajar también por las tardes en un auto lavado de coches soportando alguna que otra humillación, además de esto, Walter y Skyler (Anna Gunn), ya tienen un hijo en común, Walter White jr., que sufre una discapacidad cerebral. Si ya era dura la vida de Walter, al químico le diagnostican un cáncer de pulmón terminal, debido a la rabia, frustración e impotencia por su mala suerte, Walter decide usar sus grandes conocimientos de química para crear y producir el mejor cristal de metanfetamina posible, para luego venderlo y de esta manera dejarle a su familia una suma de dinero muy importante para que puedan subsistir sin problemas cuando a él le llegue su hora.
En ese preciso momento la vida de Walter da un giro radical, lo que antes era monotonía ahora es pura adrenalina, sobretodo cuando establece contacto con Jesse Pinkman (Aaron Paul) un ‘yonki’ ex-alumno suyo que conoce el negocio de la venta de cristal en las calles de Alburquerque. Decidido a quebrantar la ley para ganar dinero por su familia, Walter se las verá con los tipos más peligrosos del negocio, y no solo con ellos, sino también sabiendo que su cuñado Hank es un agente especial de la agencia antidrogas (DEA) de los EEUU.

Lo primero que destacaría es precisamente la química que hay entre Bryan Cranston y Aaron Paul, y eso se refleja claramente en sus escenas conjuntas, que son de largo lo mejor de la serie. Walter y Jesse no tienen nada que ver el uno con el otro, ni en la forma de pensar, actuar o en sus aspiraciones personales, y esa diferencia tan marcada de personalidades hace que provoquen y se vean envueltos en situaciones límite de las que, juntos y cooperando, deban ingeniárselas para salir indemne de ellas.

Vince Gillian, el c

reador de la serie, ha logrado unir un reparto de actores realmente espectacular y lleno de calidad, no solo Bryan Crasnton, ganador de los últimos 3 Emmy’s a mejor actor dramático, y Aaron Paul están impresionantes en cada episodio, sino que el resto de actores también llegan a unos niveles de interpretación excepcionales. Eso si, realmente en la primera temporada los papeles femeninos no tienen mucho peso en la serie ya que más bien están de acompañantes, pero esto se subsana en las siguientes temporadas sobretodo con el personaje de Skyler y la aparición de nuevas secundarias.
Los personajes no solo están interpretados a la perfección, sino que además todos tienen su propia complejidad; nos muestran sus virtudes, sus defectos, sus constantes luchas internas y su constante superación, da gusto ver como poco a poco van evolucionando a medida que van viviendo acontecimientos que los ponen al límite de sus capacidades, como por ejemplo el personaje de Hank, un tipo que se cree duro e inquebrantable y que luego resulta que no lo es tanto.

El guión de “Breaking Bad” es magnífico, todo esta perfectamente estudiado y la manera como nos van mostrando todos los elementos y como éstos van enlazándonse entre ellos es sencillamente brillante, es una fórmula perfecta, donde es habitual ver como una situación determinada repercutirá y desencadenará en otras más graves en episodios posteriores, nada de lo que nos narran en la serie es aleatorio. Esto hace que las situaciones en la que se ven envueltos Walter y Jesse sean realmente críticas, ya que, en muchas ocasiones deben decidir en poco tiempo como solventarlas sin cometer ningún tipo de error, errores que por su falta de experiencia, cometen, y luego deben afrontarlos…ésto último es una constante durante todas las temporadas, cada vez el error es más grande y más grave que el anterior, no hay descanso en ese sentido porque la bola va creciendo convirtiendo la vida de Walter en un caos de idas y venidas, de mentiras, y de autodestrucción.

El episodio piloto no tiene un avión estrellado o una ciudad devastada a base de grandes efectos especiales, no, “Breaking Bad” es la historia de un hombre superado, así pues, el piloto es simplemente eso, el inicio de una serie que dispone de unos episodios impresionantes como el S01E06 “Crazy Handfull of Nothin’ “, con un inicio demoledor, el genial y estresante S02E09 “4 Days Out ”, el caótico y enfermizo S3E10 “Fly ” o el último emitido hasta la fecha S03E13 Full Measures ”, con un final trepidante donde ya no hay ningún tipo de concesión por parte de nadie.

“Breaking Bad” es una apuesta segura, no decepcionará a los que decidan empezar a verla, y a los que ya la hemos disfrutado, únicamente nos queda esperar al próximo verano que es cuando se emitirá la 4ª temporada, una decisión extraña por parte de los creadores y de la cadena AMC, y que personalmente no comparto, ya que “Breaking Bad” por su calidad, no merece estar en la parrilla veraniega, donde generalmente las series no tienen tanto nivel….quizás esto lo digo influenciado por el ‘mono’ que tengo de obtener mi dosis en forma de episodios, porque al igual que la metanfetamina de Walter, esta serie te engancha completamente …bitch!

zp8497586rq

Be Sociable, Share!
98 Visitas

4 Responses

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Poco se puede comentar de una serie que lleva ya tres temporadas emitidas y que la cuarta esta ya en camino, pero personalmente hay algo que debo agradecerle a “Breaking Bad” y es haberme llenado el vacío que supuso el f……

  2. Gran artículo, Kidd. Buen aporte y muy trabajado, además, estoy de acuerdo con lo que expones, la calidad de esta serie es impresionante.

  3. Gracias Eve! da gusto comentar series que tienen tanta calidad.

  4. […] últimos proyectos, en especial con “The Walking Dead”, y sin olvidarnos de series como “Breaking Bad” y la sobrevalorada, Mad […]