The Afterparty, Apple TV nos trae esta llamativa serie de misterio cómico - seriesycine.com

The Afterparty, Apple TV nos trae esta llamativa serie de misterio cómico

The Afterparty

Phil Lord y Chris Miller llevan muchos años dándonos alegrías con joyas como ‘Spider-Man: Into the Spider-Verse’ y otras cosas. Ahora Miller está «separado» (pero no mucho porque Lord está entre los guionistas y productores), para crear y escribir ‘The Afterparty’, una maravillosa comedia de misterio para Apple TV+.

La serie consta de ocho episodios. Comienza con la trágica muerte de Xavier, un popular músico de instituto interpretado por Dave Franco, mientras asiste a la fiesta de cumpleaños de su amigo. Danner, la entrometida detective (Tiffany Hadish), interroga a los sospechosos. Todos ellos le cuentan lo que ocurrió aquella fatídica noche.

Con una estructura similar a la de Rashomon, vemos a los sospechosos contar su versión de la historia sin perder de vista el género de la comedia en el que navegamos. Tenemos sentido del humor. A veces, es absurdo y a menudo hilarante. Llena el vacío dejado por (aunque esto son palabras mayores) ‘Sólo asesinatos en el edificio’.

Los personajes secundarios son importantes en The Afterparty

Una de las cosas que destaca es el reparto, que está repleto de «ese gracioso personaje secundario». Es un poco el quién es quién de actores que hemos visto mil veces y que, sin ser los protagonistas, se roban la escena.

Las comediantes femeninas están poco representadas en la televisión, pero hay algunas que han causado sensación. Ilana Glazer y Jamie Demetriou, por ejemplo, han creado el divertidísimo programa «Broad City». Sin embargo, estas mujeres suelen tener papeles secundarios.

Esta decisión de casting no es baladí e incluso podríamos decir que hay un juego de metaficción porque nos movemos a través de un grupo de personas que intentan despegar, cuyas vidas se han estancado y que se sienten ciudadanos de segunda en sus propias vidas y aspiraciones.

Esta decisión de casting no es baladí e incluso podríamos decir que hay un juego de metaficción porque nos movemos a través de un grupo de personas que intentan despegar, cuyas vidas se han estancado y que se sienten ciudadanos de segunda en sus propias vidas y aspiraciones.

Dentro de este coral, los protagonistas son Aniq (Sam Richardson, al que hemos visto en ‘Veep’), uno de los principales sospechosos que se involucrará en la investigación de lo ocurrido para limpiar su nombre, y Danner. Sabemos que se asigna a un caso, incluso cuando el capitán no quiere que esté allí.

La celebración de los generos

The Afterparty es consciente de que en realidad es una serie. El guión está estructurado de forma orgánica, reflejando cómo se desarrollan las diferentes historias durante la fiesta. Por ello, cada episodio cuenta con un escritor diferente, tiene un protagonista distinto con su propia versión de los hechos y, además, viaja por diferentes géneros. Un género que identifica a cada personaje. Por ejemplo, para Aniq es una comedia romántica, Yasper (Ben Schwartz).

Zoe (Zoë Chao) cuenta su historia como una protagonista de un musical, pero para su ex Ben (Ike Barinholtz) la vida es una película de acción… y así sucesivamente. Pero incluso con estos elementos, la serie podría perderse fácilmente en su propia ambición, pero Christopher Miller y su equipo de guionistas consiguen mantener el sentido del humor y no perder el rumbo. Además, incluyen algo de autoconciencia (literalmente, la propuesta se manifiesta verbalmente en el tráiler).

Esto añade una cucharada de absurdo (y unos cuantos kilos de entretenimiento) a una comedia que utiliza los tropos de forma experta. En lugar de enjaularlos, esta película utiliza los tropos como una ventaja.

Dan Riordan consigue soltar el guión al igual que el talentoso reparto. Sus buenos esfuerzos permiten que incluso los gags continuos, como que nadie recuerde que Walt existe, funcionen cada vez. Al final, The After Party es una comedia muy inteligente que domina el humor para navegar por este misterio que, seamos sinceros, importa menos que disfrutar de los testimonios de sus protagonistas.

Un divertidísimo viaje que nos lleva de la mano a través de ocho episodios llenos de diversión que hacen una buena función doble con ‘Sólo asesinatos en el edificio’.

Tags:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.