NetflixNoticias sobre Series

La casa de las flores: volvió con una segunda temporada más excéntrica

La casa de las flores, la gran telenovela mexicana de Netflix ha publicado su segunda temporada. Sin Veronica Castro, pero con el elenco de siempre y hasta nuevos actores; la ficción logra convertirse nuevamente en uno de los temas más comentados en las redes sociales.

Los giros culebronescos, el drama y la comedia, siguen presente en la nueva tanda de episodios de esta segunda temporada. La esencia de la primera entrega no desaparece, sino que al contrario, esta nueva temporada resulta más excéntrica y una nueva apuesta que busca volver a fascinar al espectador. ¿Lo logrará?

Una segunda temporada más excéntrica

imagen de la casa de las flores segunda temporada trama

En la nueva entrega de La casa de las flores, ha pasado un año desde la muerte de la matriarca. De ser así, la ficción comienza con Paulina de la Mora (Cecilia Suárez) quien intenta hacer su vida en Madrid junto a María José (Paco León), su hijo Bruno (Luis de la Rosa) y Puri (María León), la obsesiva y algo pirada hermana de María José. Pero al recibir una llamada, en la que se informa que se ha impugnado el testamento, deberán volver a México para arreglar dicha situación.

A partir de ahí nos encontraremos con la familia de la Mora en nuevas situaciones, pero todos igual de perdidos: Ernesto (Arturo Ríos) está siendo sangrado monetariamente por la líder de una prominente secta interpretada por Mariana Treviño; Elena (Aisslin Derbez) está en plena crisis de identidad que la lleva a abrazar el catolicismo; Julián (Darío Yazbek Bernal) se ha metido a escort y Diego (Juan Pablo Medina) resultará ser el salvador no querido del cabaret.

La casa de las flores vuelve a impactar

imagen de a casa de las flores personajes

Manolo Caro, responsable de la serie, nos brinda nueve episodios cargados de humor y un leve toque de crítica social. Por su puesto, los giros en la historia no podían faltar. Así, nos regala un segunda temporada más excéntrica, convirtiéndose en una apuesta que sorprende la gran mayoría de las veces.

Sin embargo, la irregularidad que ya tuvo La casa de las flores el año pasado, regresa en esta segunda temporada. Ese aspecto de gratuidad a la hora de desarrollar las tramas, provoca que la serie parezca por tramos un chiste de sí misma. De esta manera, el equilibrio entre el desarrollo de las tramas de los personajes y la excentricidad tienen complicaciones al momento de acoplarse.

Claro está, que La casa de las flores no es aburrida. Es decir, que cumple con su principal objetivo que es sacarle más de una carcajada al público. Pero el desarrollo argumental y de los personajes, no han logrado llegar al punto máximo como en su primera temporada. La nueva entrega cuenta con momentos muy absurdos, pero también memorables, que valen la pena darle una oportunidad.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *